Colombia. En las marcas del cuello y la sangre la verdad sobre la muerte de Mario Paciolla

LANGUE

Mario no podría haber subido allí. Estaba fuera de su alcance. Además, los nudos en la sábana que le apretaban el cuello, cuando los colegas de la ONU lo encontraron en casa, parecían particularmente bien hechos, tanto que difícilmente podría haberlos apretado por su cuenta.

La cantidad de sangre encontrada en la escena del crimen no es compatible con las heridas superficiales encontradas en las muñecas. Finalmente, la herida externa encontrada en el cuello es demasiado evidente como para haber sido causada por una sábana. Sin embargo, difícilmente podría haber causado la muerte.Estas son las circunstancias relativas a la muerte de Mario Paciolla (el oficial napolitano de campo de la ONU de 33 años encontrado sin vida el 15 de julio en su casa de San Vicente del Caguán, la ciudad colombiana donde estaba en misión con la ONU) que motivaron la Fiscalía de Roma para abrir una investigación por asesinato, no creyendo la hipótesis de suicidio con la que las autoridades colombianas habían etiquetado el caso. Nuestros investigadores iniciaron la investigación desde el principio. Partiendo de la escena del crimen: se ha alterado la casa donde vivía Mario y donde murió alrededor de las dos de la madrugada del 15 de julio. Algunos objetos se han movido, otros se han tirado. También hay elementos claros que sugerirían una puesta en escena: ¿de quién era esa sangre? ¿Quién hizo los nudos en la sábana?

Entonces fue necesario repetir la autopsia porque se habían omitido investigaciones cruciales en Colombia: por ejemplo, no se realizó la tomografía computarizada para evaluar la extensión de las lesiones, que en cambio el equipo médico forense italiano, dirigido por el profesor Vittorio Fineschi y también integrado por un médico forense designado por la familia Paciolla. Además, se han concertado pruebas específicas para comprobar si hay otras señales en el cuello de Mario.

No fue fácil: el cuerpo fue devuelto en malas condiciones a Italia (se encontró aserrín dentro del ataúd), como si no fuera a realizarse una segunda autopsia.

Esta segunda autopsia ya se ha realizado y, ya en los próximos días, estará disponible para ayudar a la fiscalía de Roma (la investigación está encomendada al fiscal Alberto Pioletti y a la adjunta Lucia Lotti, pero también está seguido por el fiscal Michele Prestipino) para conectar todos los puntos en esta historia.

El principal protagonista de esta historia es Christian Thompson, el contratista que estaba a cargo de la seguridad de la misión de la ONU, quien fue el primero en encontrar el cuerpo sin vida de Mario. También fue Thompson quien tiró algunos de los objetos encontrados en la escena del crimen.

Thompson organizó la limpieza de la casa, antes que la policía colombiana terminara sus investigaciones.

Ilaria Izzo, de 31 años, exnovia de Mario que actualmente trabaja en Colombia en una misión de la ONU, también habla de Christian Thompson.

A la pregunta: «¿En quién no confiaba Mario dentro de la ONU?», Ella respondió: «Christian. Christian Thompson». Izzo también ha mencionado anteriormente otro nombre.

Toda esta información fue transmitida y entregada en un largo informe el 1 de agosto a la policía colombiana, en presencia del embajador italiano y autoridades italianas.

En los extractos relatados, se puede apreciar que la niña había contado sobre el miedo de Mario, que era tan intenso que la hipótesis del suicidio se considera plausible. El día antes de morir estaba tan alterado que se dejó llevar por un escalofrío: «No quiero vivir más».

Mario, dice la niña, estaba «obsesionado» con el miedo a ser espiado. Está convencida de que presenció algo que no debería haber visto. Se sintió observado, interceptado. «Incluso hablaba de la CIA, se había vuelto obsesivo». El día antes de morir, la situación llegó a su punto culminante: «Mario estaba llorando, estaba gritando, me dijo que ya no quería vivir más». Al mismo tiempo, sin embargo, le pidió ayuda para comprar un boleto para regresar a Italia.

En la mañana del 14 de julio Ilaria, también para consolarlo, le da los detalles de su tarjeta de crédito y Mario, sin consultarla, compra dos boletos: uno para él y otro para ella. Sin embargo, las rutas son diferentes: «Se suponía que Mario viajaría vía París» Pero le dije que no tenía intención de regresar a Italia y que quería quedarme en Colombia. A la mañana siguiente me informaron que estaba muerto»… Ilaria tuvo una crisis nerviosa tan intensa que necesitó hospitalización. Ahora está un poco mejor y todavía está en Colombia.

circled-left.png
Ce site a été conçu sur la plateforme de création de sites internet
.com
. Créez votre site aujourd'hui.
Commencez